domingo, 30 de junio de 2013

(16) DESTINO DE NEBADON


(Antes de proceder a la lectura de este tema, se recomienda visitar los escritos n° 8, 11 y 12 de este mismo blog)


            El Plan Divino para el Universo Local de Nebadón tiene, como se ha esbozado ya, características especiales y únicas dentro del GRAN UNIVERSO.
            Llamamos “Gran Universo” a la Totalidad Cósmica, es decir, a todos los cúmulos y supercúmulos de universos existentes. Decir “Gran Universo” es sinónimo de decir “EL TODO”.
            Dentro del Todo Cósmico o Gran Universo, existen miles de millones de universos locales, cada uno compuesto por cientos y hasta miles de galaxias de diferentes magnitudes.
            El Gran Universo posee 7 SECTORES en el espacio cósmico; son 7 “súper-universos”, compuestos cada uno por millares de universos locales. Nebadón es tan solo uno de esos universos locales, ubicado en un sector periférico del gran 7° superuniverso, el último sector macrocósmico manifestado en el Gran Universo.
            La Creación macrouniversal está en proceso de expansión, y se preparan nuevos macro-sectores que darán a luz nuevos campos para la expresión de la Vida. Todo sucede a través de ciclos.
            El Propósito básico en el GRAN UNIVERSO es la EVOLUCIÓN, pero a partir de esa base, cada gran sector, es decir, cada uno de los 7 superuniversos, tienen un propósito particular; es decir, un área de especialidad a desarrollar o destino que cumplir durante la Evolución.
            A la vez, cada universo local, dentro de esos 7 colosales superuniversos tiene un propósito particular que se alinea al Propósito superior correspondiente al gran sector al cual pertenece. Veamos como ejemplo a nuestro Universo Local:

            Dentro del 7° superuniverso, Nebadón posee una ‘clave de activación’ que deberá descubrir para vibrar en una sintonía especial en un momento de su viaje evolutivo; y esto, vinculándose a las activaciones de otras llaves de progreso de la conciencia en otros universos locales, producirá el cierre o consumación de una gran etapa evolutiva dentro de este 7° Gran Sector Cósmico.


            Para que se entienda mejor pedimos al estudiante que emplee el poder de su imaginación creativa. Ayudará a comprender estos temas de evolución cósmica, el imaginar “7 HERMANOS” (los 7 superuniversos). Cada uno de estos grandes Hermanos tiene características particulares, pero se complementan en un todo armónico, como una sola “Familia” (el Gran Universo). Cada uno posee atributos especiales y la necesidad de desarrollo de alguna cualidad en particular. A la vez, cada Gran Hermano posee sus correspondientes CHAKRAS, que son “Hermanos menores” dentro de Su Cuerpo.
            Cada uno de estos Chakras está formado por millones de “vibraciones” (los “universos locales”); y cada Chakra posee un desarrollo particular y diferente al resto de los Chakras del Gran Hermano.

            Tomemos ahora uno de esos Chakras para bucear en su estructura…
            En el mismo pueden verse rayos de luz, como “pétalos de un loto”, y cada uno de esos rayos o ‘pétalos’ está formado por cúmulos de corpúsculos de luz (“grupos de universos locales”). Cada uno de esos corpúsculos de luz están formados por miles de “átomos de luz” (que serían las “galaxias”)…, etc., y así se podría seguir con esta analogía describiendo y desmenuzando al átomo

            Si se observa, se verá que hemos comenzado la imagen con los 7 Grandes Hermanos, pero luego nos detuvimos en un Gran Hermano, para ir descendiendo y particularizando su constitución. Al llegar a un Chakra, que representa un sector de vida cósmica, nos ubicamos en un “pétalo” de ese chakra o “Loto energético”, y pudimos ver, siguiendo la imagen mental, que es dentro de cada pétalo de un chakra cósmico donde están los “corpúsculos de luz”, es decir, los “grupos de universos locales”.
            Cada universo local está precedido por un gran Ser al cual llamamos Micael, o Gran Hijo Creador. Por lo tanto se podrá ver que cada corpúsculo de luz dentro de un “pétalo” está precedido por un Ser cuya conciencia responde en propósito al destino del “pétalo” al cual pertenece. El destino de cada pétalo de un Loto o Chakra es desplegarse, activarse. Cuando todos los pétalos de una flor se han abierto, podríamos decir que el propósito de la flor se ha cumplido, y se la puede ver ahora en toda su belleza de colores y aromas, desplegando sus mejores cualidades… Así es como ocurre con los chakras del ser humano y también a nivel de los chakras cósmicos.


            El destino de Nebadón, como corpúsculo de luz que es, formado por miles de ‘átomos’ (galaxias), es cumplir con el propósito de activarse plenamente a nivel CONCIENCIA para, uniéndose con otros ‘corpúsculos’ activados, producir la activación y apertura del pétalo del Loto al cual pertenece.


Todo este esquema evolutivo para el desarrollo de cada “Gran Hermano” es supercomplejo para ser explicado a la mente humana, pero lo que importa aquí no es “el detalle”, sino ver la magnitud de lo que llamamos EVOLUCIÓN, para que quede en cada estudiante una idea clara (aunque en esencia, sin detalles) de su magnificencia.

            Esta transmisión obedece a la necesidad de expansión de la mente de los estudiantes hacia nuevos horizontes de comprensión, con nuevos y más amplios conceptos de Evolución, ya que muchos estudiantes investigan tan solo lo referente a la vida en Monmatia, el Sistema Solar, y rara vez van más allá en sus reflexiones. Necesario es ir entendiendo la Evolución de la Vida desde un ángulo más abarcativo. Así lo pide la necesidad del alma humana en estos tiempos.

            Lo “cósmico” debe ir siendo “digerido” de a poco, paso a paso, y explicaciones e instrucciones detalladas no llegarán hasta que reflexiones básicas, a partir de analogismos como estos, hayan estimulado el córtex cerebral produciendo sinapsis especiales.
            El Plan Solar para Urantia está vinculado y alineado a planes cósmicos. Urantia solo es un electrón dentro de un átomo, y éste dentro de un corpúsculo, dentro de un pétalo, dentro de un chakra cósmico… Todo, dentro del 7° superuniverso del Gran Universo del TODO.

            Comprended estas señales de contacto más allá de las palabras, y relacionad las transmisiones.
            Nuestra Luz obedece al Propósito de Urantia, dentro de Propósitos superiores de Vidas cósmicas mayores.
            Alinead vuestras vidas con el propósito de vuestras almas solares, y seréis “obreros” del Propósito mayor, “peones” del Sol en la Tierra.

            Que la Paz os nutra y el Amor os ilumine.

Jerarquía de ERKS.

(15) LO PEQUEÑO EN LO GRANDE



            En anteriores transmisiones se ha instruido sobre los propósitos y alcances cósmicos que tiene la vida en vuestro planeta. Un punto de vista cósmico sobre los procesos evolutivos en Urantia y en su Esquema de manifestación, Monmatia, es necesario. Esto es lo que, entre otras cosas, se pide a los estudiantes; que conecten con ángulos de visión y comprensión cósmicos.
            Ya es hora de proceder a la integración entre lo que es el avance actual de vuestra ciencia, y los conocimientos que poseéis a nivel esotérico para comprender la EVOLUCIÓN. Hasta ahora no se había exigido esto a los estudiantes por que no era aún la hora de tal apertura; y es ese el motivo por el cual casi todo lo que había sido revelado en siglos anteriores fueron conocimientos referentes a la vida de vuestro planeta y del sistema solar, con inclusión solo de algunas pautas muy generales y abstractas de las verdades ocultas del universo. Esto ha ocurrido de esa manera por que el hombre de épocas anteriores a la modernidad no estaba preparado para entender y aceptar mayores y más específicos datos sobre la vida y la evolución cósmica. Solo a tientas, en la penumbra de sus creencias míticas y fábulas diversas sobre la Creación, ha permanecido la humanidad por cientos y miles de años; mitos y leyendas alegóricas que aún hoy sostienen ciertos pueblos que siguen como guía el legado de sus ancestros.
            Si bien esos legados poseen en esencia la verdad de la Creación, dejan hoy mucho que desear en cuanto a la exactitud del conocimiento real. Así, lo que antes eran parábolas necesarias para hacer llegar complejos conocimientos a mentes aún no preparadas, hoy en día  se presenta como una traba o retraso para la comprensión.
            Si bien tales cuentos llenos de simbolismo conservan una verdad como esencia, con la llegada e irrupción de la ciencia en la humanidad moderna, deben dar paso a nuevas comprensiones y silogismos.
            Aquellos, los transmisores de los mitos y leyendas generación tras generación, eran pueblos que conservaron el legado de una gran civilización que existió antes del gran Diluvio; la Atlántida. En este continente, perdido bajo las aguas del océano existió una humanidad perteneciente a la gran Raza Atlante, la 4° Raza, en cuanto a progreso evolutivo en Urantia. La humanidad de ese tiempo coexistió con seres de otros mundos que trajeron su ciencia y saber. Durante su apogeo esta gran raza de hombres produjo frutos evolutivos, pero su desgaste y aniquilación llegó por la falta de consciencia y de capacidad en general para manejar las energías astrales, y por la ambición desmedida.
            Los sabios y avanzados de tal Raza, antes del Diluvio, viajaron por los mares a otros continentes, llevando consigo su ciencia y saber, y transmitieron sus conocimientos a su descendencia. Con el paso de los milenios, esos conocimientos quedaron como forma de mitos y leyendas, pero provienen de la vida real de una civilización ya extinta.
            Remanentes de aquella gran civilización viven hoy en Urantia junto a la actual nueva Raza, la Aria, que está en continuo proceso de transformación.
            De la Raza Atlante existe un legado en la actual humanidad, como se explicó, pero no es el único legado. Existieron otras civilizaciones, anteriores y paralelas en tiempo a la de la Atlántida, de las cuales también hay legado; pero no nos explayaremos aquí sobre ese tópico. Solo diremos que todos los legados se confunden entre las señales arqueológicas que vuestra ciencia investiga.
            Este breve repaso y reseña histórica sobre la vida y la evolución de la humanidad, es para ofrecer una óptica clara de que todos los procesos evolutivos en Urantia, en los cuales aparecen y desaparecen razas al llegar a su apogeo, forman parte de un todo mayor, que es universal.
            Urantia finalizará su proceso evolutivo al dar luz y desarrollo a la 7° Raza raíz, y para que esto ocurra aún mucho trabajo hay por delante.

            El “Esquema Urantia” dentro e la evolución de Monmatia, pasará por una iniciación menor en este ciclo, pero deberá esperar su turno, durante en cual variados procesos deberá atravesar, para llegar a su gran Iniciación, que influirá decisivamente dentro del Esquema Universal de Evolución. (Sobre este tema ya hubo explicaciones en transmisiones anteriores, y la que sigue es una más de ellas).

            Comprender “lo pequeño” dentro de “lo grande” es lo que se pide aquí.

            Que cada estudiante haga su parte.

                                                                 Instructor Solar.

(14) INSTRUCCIÓN Y AUTOFORMACIÓN


            Estimados lectores:
                                            Es el plan de estos escritos difundir enseñanzas claves para favorecer la comprensión de muchos “estudiantes” esparcidos por el mundo. Será por lo tanto de gran ayuda, al servicio de la Jerarquía espiritual, encontrar “voluntades-puentes” que permitan a estos fascículos viajar de mente a mente, contribuyendo así al propósito de instrucción mundial.
            Como antes se explicó, estos escritos canalizados, no son ni pretenden ser un compendio completo de las enseñanzas ocultas, ya que eso ya fue dado a la humanidad a lo largo de las edades, a través del trabajo de maestros y discípulos del mundo. Estos escritos que ‘ven la luz’ en estos tiempos, son un complemento de todo lo ya transmitido, pero como complemento es muy necesario, ya que viene a “hilar” lo que en el ‘telar del conocimiento’ aún estaba inconcluso. Además, el investigador abierto podrá ver claramente que todo el conocimiento aquí expresado revela “esencias” de la verdad, integrando perfectamente el lenguaje de diferentes escuelas del saber esotérico, espiritual y cosmológico, ya que todas se pueden fusionar armónicamente al provenir de una única fuente de instrucción: El Ashram del Instructor Mundial.

            Es común ver a estudiantes aferrados a doctrinas particulares del saber, y salir en defensa de las mismas como si de ello dependiera su vida. Esto ocurre en el ser humano en todos los sectores o áreas: el deporte, la religión, la política, etc. El que también ocurra en el ámbito del estudio de las ciencias esotéricas es solo cuestión de “cambio de etiqueta”, pero es la misma cosa. El apego y el partidismo son cualidades de la mente condicionada, y no hay diferencias por el área en que ocurre ese partidismo; cuando hay preferencias partidistas surgen los antagonismos, y con esto la lucha y la violencia. Ver claramente esto es el inicio de un gran cambio. Según lo que está a la vista de quienes podemos Ver, es evidente que la humanidad aún no ve esta realidad…
            Hablamos así ahora a todos los estudiantes, por que vemos que muchos se sienten ‘superiores’, como de una raza especial o diferente en la humanidad por no profesar una religión en particular, por no interesarse por preferencias fanáticas en el deporte, y por definirse como “apolíticos”…; pero sin embargo SÍ están apegados a alguna rama del saber esotérico o filosófico o a algún ideal en particular, el cual siempre están dispuestos a defender atribuyéndose la posesión de “la verdad”. Esta es una conducta habitual en muchos estudiantes, que no solo los baja de su ilusorio pedestal de superioridad, sino que los coloca ante la categoría del “hombre mediocre”, lleno de debilidades y defectos en su carácter, lo cual aún no ve en sí mismo. Tal es la condición interna de muchos estudiantes interesados por la vida espiritual.
            Esta transmisión no ofrece flores bonitas para que estén a gusto los “egos”. Estamos señalando actitudes y errores para que se les preste la debida atención.
            La ‘soberbia espiritual’ es uno de los comunes defectos que se esconden a la auto-observación. 
            Todo estudiante debe permanecer atento a tales condiciones y hábitos del carácter, expresados en pensamientos, sentimientos y actos. Si se está atento y se aplica la AUTO-OBSERVACIÓN se podrá ver esto.
            Muchos estudiantes creen poder ver estas cosas en otros estudiantes, pero con ello ningún mérito hacen; el desafío está en poder verlo en sí mismos; de lo contrario ningún avance será posible. El progreso en el Sendero es interno. Creer poder ver los defectos en los demás no es signo de progreso en el Sendero, pero verse a sí mismo, darse cuenta de los propios aciertos y desaciertos, sin autoengaños, sí es signo de avance interno.

            Ha sido esta una clave de autotransformación.
            En dos niveles paralelos viajan las instrucciones de estos escritos: el conocimiento esotérico y la autoformación del carácter.

                              Interpretad con inteligencia lo que con cuidado se os dice.

sábado, 29 de junio de 2013

(13) Relación entre "vida extraterrestre" y "esoterismo"


RELACIÓN ENTRE VIDA EXTRATERRESTRE Y ESOTERISMO

            Existe una gran cantidad de información alrededor del mundo que involucra temas de ciencia, religión y filosofía; informaciones que muchas veces se relacionan con facilidad, a simple vista…, y otras veces parecen irreconciliables. Tomaremos como ejemplo, por un lado,  el tema “extraterrestre”, estudiado en estos tiempos por muchos y serios investigadores, y por otro lado el “esoterismo”, que es también un área seria de investigación.
            Podemos ver que todo lo relacionado a los extraterrestres son en general investigaciones acerca del fenómeno OVNI. Este es un tema largamente ocultado por los principales gobiernos del mundo, pero que a la luz de tantos avistamientos y experiencias variadas de contacto entre humanos terrestres y seres “ET” que han sucedido en las últimas décadas, es innegable que un buen porcentaje de verdad existe en este tema. Si a esto sumamos los extraños “círculos en los campos de trigales” (crop circle) que por años han estado, y siguen, apareciendo de un día para el otro, las dudas que pueda haber sobre la verdad de la vida extraterrestre comienzan a desaparecer.
            Algunos han relacionado el tema extraterrestre con la espiritualidad, afirmando que los seres que hoy llamamos “extraterrestres” son los mismos que en la antigüedad eran los “ángeles” para las religiones. La relación entre el tema extraterrestre y la espiritualidad está floreciendo cada día más, ya que muchos estudiosos e investigadores lo relacionan; pero, ¿cómo relacionamos al tema extraterrestre con el esoterismo…?
            Esoterismo es ciencia espiritual oculta, oculta para la gran mayoría de los hombres; es todo lo relacionado a ciencia metafísica, es decir, lo que está más allá del alcance de los sentidos físicos del hombre. Sin embargo aquello que aún no puede ser  vivido en forma directa, por no poseer el hombre (en general) el “equipo sensorial” adecuado para experimentarlo, sí puede ser estudiado a través del intelecto. Aquello que todavía no podemos ver o comprobar por nosotros mismos, sí podemos estudiarlo en profundidad, empleando el pensamiento analógico, y “sintiendo” cuánto de verdad puede haber en ello.
            Como hemos visto, el tema extraterrestre es tomado en general por todos los investigadores como un conocimiento “exotérico” y fenoménico, pero también posee una contracara esotérica, ya que esos seres, que existen tanto en la tercera dimensión como en otras más sutiles, tienen un “equipo sensorial” diferente al humano terrestre, y podríamos pensar, sin temor a errar, que si su “equipo” es más avanzado que el del hombre ellos sí pueden ver, conocer y experimentar en forma directa aquellas realidades que para el hombre terrestre promedio es algo oculto o velado. Por lo tanto aquello que para el hombre de la superficie terrestre sería todavía esotérico y oculto, y sujeto a verificación; para estos seres sería un conocimiento directo, claro y verdadero.
            Es posible leer entre los antiguos vedas, o en libros de esoterismo, como “La Doctrina Secreta”, párrafos en los cuales se hace referencia a ‘ciertos seres’, que serían “jerarquías”, que han tenido y tienen a su cargo, los destinos y procesos de la evolución. En esos escritos se da distintos nombres a esos “seres”, sin emplear  la palabra “extraterrestre”, pero quien investigue podrá ver la relación existente, y darse cuenta que a veces las aparentes contradicciones o temas irreconciliables, solo obedecen a una simple (aunque compleja) manera de utilizar las “palabras”.
            Para finalizar este comentario, comentaré una experiencia.
            Ante un período de dudas acerca de los presentes escritos canalizados, y pidiendo (a través de la mente y el sentir) respuestas y confirmaciones de algún tipo para saber si darles cauce de difusión, o no; tuve dos confirmaciones contundentes en el cielo, en diferentes días, a cargo de naves de luz que dieron su clara señal de apoyo. Esto, por sí mismo, sería una evidencia más de la relación de la realidad extraterrestre con el esoterismo. “Ellos”, pudieron escuchar mi mente y mi sentir, y respondieron de una manera en la que mi “equipo sensorial” pudiese reconocerlo sin dudar.
            He tenido otro tipo de confirmaciones, más internas, pero la que comenté se relaciona más con el tema de esta reflexión.
            Los extraterrestres, “ángeles” para el ayer, conocen y viven diferentes aspectos y niveles de ocultismo, que el hombre terrestre desarrollará a través de la evolución.
            Es hora ya de empezar a integrar los conocimientos. TODO SE RELACIONA. Es solo por la estrechez mental humana que aún existen antagonismos entre las diferentes ramas y áreas del saber y del ser.
            ABRAMOS NUESTRA MENTE.
                                                                                     Alexis B.



(12) LA GRAN KUNDALINI COSMICA


                                                LA GRAN KUNDALINI COSMICA

Energías del PADRE preparan el terreno para que la energía de la MADRE, al despertar, dé nacimiento al HIJO: ‘LA NUEVA CONCIENCIA’.

Energías Doradas fluyen desde el cosmos a Urantia. Provienen de distintos sectores de la Vía Láctea y también de otros sectores extragalácticos, a millones de años luz. El descenso de energías desde altas esferas a regiones materiales, es una constante en la evolución. A la vez, todo el universo está alineado con el fluir de una energía macrocósmica que va recorriendo paso a paso todos los cuadrantes cósmicos. Esta Energía proviene de La Fuente, de la Isla Central del Paraíso. Es la Serpiente Dorada Universal, la Kundalinî Cósmica.

Así como es arriba es abajo, dice la Ley, y según esta Ley de Correspondencia podréis entender que así como ocurre en lo más grande sucede en lo pequeño. Entended esto: En el universo total existe un calor vivo nacido de la Raíz de la vida, de la misma matriz de Todo, y en su recorrido va iluminando y vitalizando cúmulos y supercúmulos de galaxias. Este es EL GRAN KUNDALINÎ MACROCÓSMICO, la Gran Madre de todo, que recorre con su Fuego Serpentino toda la creación universal. Va girando por macro-ciclos en torno al gran embudo espiralado en el cual giran los miles de millones de supercúmulos de galaxias; y va desplegando así calor de vida, Fuego Vital, a su paso.
¿Podéis imaginar tan tremenda energía cósmica moviéndose a través de la Macro-Creación Universal? Al menos intentad verlo! y sentiréis la verdad de que el universo está lleno de vida e inteligencia.

Ahora bien, así como sucede en tal magnitud también sucede en lo pequeño, ya que como sabéis, también el hombre guarda en su chakra raíz la fuerza de esta energía poderosa. También los planetas la contienen, así como los sistemas solares, y hasta los mismos átomos contienen su propio kundalinî.

En cada sistema de vida, grande o pequeño, la energía de la Madre Universal
está latente o activa, pero siempre presente.
Es el empuje en latencia y potencia de la Evolución.

El Propósito de esta energía de polaridad yin, es decir “femenina”, es circular por la materia creada infundiendo un gran calor de vitalidad en las ruedas de luz o chakras, produciendo esto desarrollo y evolución en las formas materiales de vida y posteriormente en la conciencia. Este Fuego Serpentino, llamado así por su particular forma de circular por los centros vitales de un organismo, va despertando en el sistema de un átomo, de un hombre, de un planeta, una galaxia, etc. y va recorriendo los centros vitales animándolos, despertándolos y purificándolos. Es por ello que la Jerarquía Espiritual Galáctica, tanto como las Jerarquías de sistemas solares y planetas, se alinean preparando el terreno para la circulación de tan especial energía. Los Hermanos Mayores, saben que el paso de Kundalinî, puede tanto vitalizar y despertar, como destruir y consumir con su Fuego aquello que no está alineado y preparado. Es por este motivo que se han dado tantas señales a profetas y contactados a lo largo de siglos y milenios sobre una preparación del alma y la conciencia, porque la Gran Serpiente Universal circulando está por el cuadrante correspondiente al del cúmulo de galaxias al que pertenece la Vía Láctea. Por lo tanto, la Kundalinî de cada una de los millones de galaxias que están en ese cuadrante cósmico del universo está también en especial movilización. Es decir, que al pasar el Fuego Ígneo macro-universal por un sector del “Gran Embudo Macrocósmico”, despierta a su paso el Fuego Serpentino, en todos los sistemas de vida de dicho sector: galaxias, constelaciones, soles, planetas, humanidades, átomos. (No obstante esto es muy complejo para que lo entendáis, por que sucede por ciclos, que están dentro de ciclos mayores, y estos ciclos mayores están dentro de macro-ciclos cósmicos. Aquí solo damos un “soplo” de ideas de estas verdades para que ampliéis vuestras mentes y abráis vuestros corazones).

Todo esto obedece al movimiento cíclico de la EVOLUCIÓN UNIVERSAL. El recorrido de esta gran energía no puede ser detenido de ninguna manera, es una Fuerza irresistible que sondea y recorre en más de una oportunidad toda la macro-creación, y tiene “tiempos” cósmicos para su “visita”, no pudiendo detenerse ni adelantarse. Va recorriendo a su propio ritmo el gran sendero espiralado del universo. Es por esto que las Jerarquías de Maestros Cósmicos, al saber muy bien esto, se preparan con sabia anticipación estableciendo un plan especial para el Sistema que a ellos se vincula. En el caso de Urantia, el Señor del Mundo ha dado órdenes muy claras a la Jerarquía Planetaria desde hace miles de años para una especial preparación de la humanidad, ante la llegada de tal evento.
En un primer eslabón evolutivo el fuego kundalínico ya  había vitalizado ciertos chakras menores en la humanidad, correspondientes al cuerpo físico-etérico y astral; pero el despertar de Buddhi como conciencia despierta no puede suceder en el hombre sin que el calor del Fuego Ígneo se haya fusionado con otros centros mayores y con su mente, creando un canal nuevo para ese despertar.

En pocos hombres en Urantia kundalinî ha circulado ya produciendo despertares de tal índole; esto ha ocurrido en contadas ocasiones, y está bien que así suceda: Seres adelantados a su Raza siempre hubo y habrá. Pero ahora no hablamos de casos especiales, sino de un evento a nivel cósmico y planetario. El kundalinî planetario se ha movido, y está permeando los diferentes chakras planetarios nuevamente. Este proceso no puede ser detenido, y llevará a la humanidad a vivir una gran depuración, ya que el “tejido humanidad” se vincula especialmente con un chakra planetario. El Fuego Serpentino quemará lo que no se ajuste a lo que Su Propósito conduce. Es por esto que un plan para la salvación de las almas ha sido puesto en marcha.
Este Fuego consumirá a las almas que no se adapten al paso evolutivo pertinente, destruyendo todo lo que esté sujeto a la inercia y a la degeneración. Esta es la clave para la comprensión de la llamada “segunda muerte”, de la cual algunos hablan. La segunda muerte es la disolución de las almas que no activaron ningún despertar o aprendizaje. Tales energías álmicas o ‘cuerpos causales’, son desvitalizadas y destruidas al paso del gran fuego purificador, para que entonces esas energías causales, compuestas de materia mental superior, vuelvan a formar parte del gran almacén de materia mental universal.
La segunda muerte es la pérdida de la consciencia individual, es la muerte del alma, pero no de la Mónada. Este es un punto que poco o nada ha sido entendido por los estudiantes. Las Mónadas o chispas solares no mueren; y a la espera estarán de otro ciclo de creación para volver a ocupar envases o formas para evolucionar, tomando así una nueva chance para que la “chispa incipiente” se transforme en “fuego consciente”.

Así que recordad: Las Mónadas jamás mueren, pero al producirse la ‘muerte de almas’, deben tales Mónadas regresar a los inicios de la evolución, debido a que la oportunidad que el presente ciclo ofrece para el desarrollo de la conciencia individual se ha perdido.

Bien, hemos querido en esta transmisión dar idea, aunque sea un vislumbre, a cerca de conceptos de evolución macro-cósmica, y de su vinculación con los eventos planetarios en vuestro sistema y en vuestra humanidad. Todo está vinculado. Nada sucede al azar en la vida. Todo obedece a “ciclos”, para los cuales existen “planes” inteligentemente armados para que todo ocurra según el mayor bien y la mayor armonía.  Las Jerarquías Espirituales trabajan sin descanso en esos planes y en su puesta en acción.
Sed dóciles estudiantes. Alineaos con las energías de Acuario, que portan la Buena Nueva de un gran despertar.
Abrazad el calor de la Shakti, la Gran Madre, pero preparaos y respetad su fuego, por que su Amor despierta y vitaliza enormemente, pero también destruye y consume..

  Que la paz del Sol y el calor de la Madre revele en vosotros el camino a seguir.

viernes, 28 de junio de 2013

(11) SEÑALES DEL GRAN ESQUEMA EVOLUTIVO UNIVERSAL


SEÑALES DEL GRAN ESQUEMA EVOLUTIVO UNIVERSAL

      Antes de abordar esta lectura, se recomienda leer "El gran misterio de la unidad   universal".


Existe un grupo de “estudiantes” en condiciones de conocer una nueva instrucción referente a la historia real del planeta Tierra, “URANTIA”, como es conocido en el contexto universal.

El sol de vuestro sistema es Padre o Progenitor de vuestro planeta, así como de las demás esferas que en forma elíptica lo circundan en un viaje cíclico permanente. El sistema solar es “MONMATIA” desde el punto de vista cósmico, por lo tanto así lo designaremos; y el ‘universo local’ al cual pertenece, en cuya estructura giran miles de galaxias, es “NEBADÓN”. Por lo tanto esos son los nombres utilizados por lo general en estas transmisiones, por ser nombres referentes a un conocimiento ya revelado y conocido, el cual avalamos, con la salvedad de que ningún conocimiento es puro. Recordad que todos, todos, son “dedos” que señalan en dirección de la Verdad, y que las verdades trascendentales solo pueden ser conocidas en forma directa, vivencial. El intelecto es solo un “puente” de preparación, hasta llegar, llegado el momento, a la ‘región’ de la experiencia directa.

Así como Monmatia es el progenitor de Urantia; vuestra Galaxia, la Vía Láctea, compuesta por cientos de miles de “soles”, fue también generada, es decir, manifestada por un Progenitor Cósmico mayor. Este gran Progenitor Cósmico era en sus orígenes una gran Nebulosa Cósmica, la cual por ciclos dio origen a las diferentes galaxias que hoy integran el Universo de Nebadón.

Tal Nebulosa era una nube interestelar de gigantescas proporciones, la cual en su seno llevaba el Calor del Fuego químico de la Materia y la Energía del Propósito Espiritual que le dio impulso. Por lo tanto, tal Nebulosa era a la vez “Padre” y “Madre”, y se autoengendró y autogeneró, produciendo de su propio calor interno las transformaciones necesarias para dar origen y nacimiento a la compleja CREACION UNIVERSAL.

Las palabras “Padre” y “Madre” que son utilizadas para explicar el proceso de Creación universal son impropias a nivel científico, pero la limitación de las palabras y la necesidad de colocar un conocimiento tan complejo en forma comprensible, nos ubica en la necesidad de ‘echar mano’ de esas palabras, que aunque imperfectas, pueden señalar hacia la comprensión.

En los orígenes del Universo local, por lo tanto, nada existía separado de la Fuente Matriz: ‘la gran Nebulosa Padre-Madre’. Todo lo que después fue manifestado como “Creación” estaba aún fermentándose en el interior de esta gran Matriz Cósmica, así como ocurre en el interior del vientre materno durante la fecundación del óvulo, las subsiguientes subdivisiones y transformaciones continuas del huevo o cigoto, la posterior formación del feto, y las continuas metamorfosis internas producidas antes de “dar a luz”. Lo que ocurre en la creación de un ser humano es una analogía, en esencia, de lo que sucede en las creaciones universales. “Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba” es el enunciado de una Ley conocida por los estudiantes, la cual viene al encuentro del investigador cuando se investigan verdades de proporciones universales, a las cuales aún no es posible acceder por conocimiento directo.

Aquí cabe una salvedad: Estamos explicando en esta oportunidad la manifestación del Universo Local, “Nebadón”, pero existen miles de millones de universos locales compuestos por grupos mayores y menores de galaxias. Aquí solo hacemos referencia solo a uno de esos universos, al cual pertenece vuestra Galaxia, y dentro de la misma, el sistema solar o Monmatia.
La palabra UNIVERSO es apropiada por que significa la gran diversidad nacida del Uno, de una única Fuente; y esto es justamente lo que sucedió con la gran Nebulosa Matriz que dio origen a este Universo Local, y a muchos más. En sus orígenes solo existía “un único calor interno”, y todo vino de allí...
Ese Calor interno era un Fuego incandescente de química oculta de la naturaleza cósmica material. Tal “Calor” fue engendrado por el Propósito Espiritual, y así comenzó la Creación, expresándose las primeras diferenciaciones materiales de lo que más tarde llegarían a ser las galaxias.

Aclaramos entonces, que aquí estamos explicando la formación de la Creación de este Universo, Nebadón, que ha sido engendrado con una Energía de Propósito especial.
Cada universo en el Cosmos ha venido a la existencia de similar forma a la que se está explicando aquí, pero la Energía Propósito, aunque procede de una misma gran Fuente Suprema Cósmica, tiene cualidades particulares en cada universo. Es decir, que cada universo local en el Macrokosmos es creado con un propósito especial y particular, aunque todo por igual obedece a la gran Ley de Evolución.

En Nebadón existe un “experimento vida” de especiales características que ubica a este esquema evolutivo universal en el tapete de las esperanzas solares y cósmicas.

Bastante tiene el estudiante para meditar en el anterior enunciado, y mucho más no se puede decir al respecto, pero podrá entenderse que del resultado que tenga el “experimento-vida” en Nebadón dependerá, en un futuro, el destino de otros universos hermanos en el Cosmos.

Existen 4 cuadrantes universales en este Universo local, Nebadón, en cada uno de los cuales un especial experimento “vida-puente” está siendo manifestado.

En cada uno de los 4 cuadrantes hay 2 experimentos genéticos particulares, de los cuales se espera extraer un aspecto especial de “conciencia despierta”.
Urantia es uno de estos “planetas probeta”, ubicado en uno de esos cuadrantes, y cuyo objetivo es dar nacimiento a un nuevo ser; y unido a los otros 3 cuadrantes forman una CRUZ UNIVERSAL: “La Cruz de Nebadón”.

Desde el centro de esta gran Cruz una gran Presencia Solar rige, dirige e impulsa el experimento evolutivo de la conciencia. Su nombre es MICHAEL, El Cristo Universal de Nebadón, que en proyección hacia Urantia ha sido reconocido como el “Avatar” en diferentes épocas de la historia humana.

El experimento-vida en Nebadón culminará cuando la alquímica radiactividad espiritual esperada se haya producido en cada uno de los mundos probeta, y esto significa, el nacimiento de un “ser consciente” único en cada uno de los planetas experimentales, con características particulares y opuestas, pero complementarias en cada cuadrante, que al fusionarse eléctricamente en CRUZ, darán giro a la Rueda Universal, semejante a una hélice vibracional cósmica que todo lo elevará. Este será el clímax evolutivo del Universo local de Nebadón, que con su imantación radiactiva, y representando un chakra cósmico dentro de un Sistema Mayor, permitirá un avance, y a la vez una Macro-iniciación en el Esquema Macrokósmico.

Hasta aquí hemos instruido en este tema.
Se dieron claves para una comprensión, que dependerá de la intuición y apertura de cada estudiante el que sean develadas y correctamente comprendidas.
Sabemos que por ley de atracción, llegarán a estos escritos, los lectores indicados.

En Luz y Paz:

                                                      Instructor Solar.  


(10) EL MORADOR DEL UMBRAL


EL HABITANTE DEL UMBRAL

            Esta instrucción estará destinada a un tema poco comprendido por los estudiantes: el “habitante del umbral”, también llamado por los antiguos ‘morador’ o ‘guardián’ del umbral.

            Poco ha sido escrito sobre este tópico, y lo poco que fue escrito deja muchos espacios vacíos del conocimiento sin completar, por lo cual ahora daremos algunas señales de comprensión a cerca de este punto. Veréis que es posible vincular esta instrucción con otras que han sido ya transmitidas anteriormente por esta vía de contacto, de la misma serie “A los Estudiantes” que de a poco se están entregando.

            En transmisiones anteriores se instruyó sobre el desarrollo escalonado y por pasos del principio astral y del principio mental en el hombre. Se dieron ciertas pautas claras que no se habían expresado anteriormente por ningún otro medio, y se explicaron también algunos temas relacionados al “Cuerpo Causal” y al “Cuerpo de Luz” (ó Cuerpo Búdico ó Solar) que tejiéndose está en algunos discípulos del mundo. En esas transmisiones se dieron pautas claras, aunando enseñanzas esparcidas por el mundo y se entretejieron con esos conocimientos nuevas luces para el aprendizaje. El buen estudiante sabrá ver bien esto.

            Debe ser bien entendida la anatomía oculta humana, al menos mediante el estudio claro y preciso por más de una fuente, si se quieren capitalizar bien las enseñanzas que en estos fascículos se vierten.

            El estudio por diferentes fuentes es importante, por que ninguna rama en particular del conocimiento esotérico que existe en el mundo, posee toda la verdad, y ninguna está exenta de errores. En todas las ramas del conocimiento y del saber, especialmente en el área espiritual y esotérica, siempre se han filtrado imperfecciones, “coloreos” de la personal interpretación de los significados puros, los cuales al entrar al campo del intelecto humano adquiriendo forma en palabras y símbolos, pierden en algún grado la pureza de su arquetipo original. Es por este motivo, en razón de la imposibilidad del hombre actual de precipitar en forma pura el conocimiento oculto, que sugerimos y dirigimos a los estudiantes a investigar las verdades plasmadas en las ramas científica, filosófica y esotérica, en forma ‘abierta’, por que las “esencias” arquetípicas originales vibran en parte en muchas escuelas del saber, pero en ninguna escuela en particular se encuentra en forma completa, pura y sin errores.

            Cuando el estudiante está abierto y es penetrante y agudo, sabiendo “leer entre líneas”, puede ver detrás de las apariencias y descubrir la verdadera esencia pura inmanente a las formas. Así es como puede empezar a relacionarse en forma directa con la verdad, dejando de lado las “banderas” y “partidismos”, es decir, las tendencias o preferencias personales por ‘tal o cual’ doctrina, en aras del saber real, impersonal y trascendente. Este es, por cierto, o debería ser, el espíritu real del “estudiante”.


            Una vez que están claros los significados acerca de “el hombre y sus cuerpos” (principios constitutivos) y sobre qué es la evolución y cómo procede, recién allí pueden anclar nuevos conocimientos complementarios. Tal es el propósito de estos escritos. Es por ello que se recomienda, a quien no haya comenzado su estudio por “las bases” esotéricas (teosofía o gnosis tradicional), que lo haga, antes de proseguir con la lectura y estudio de estos escritos, por que de no tener una base sólida no podrá aprovechar bien todo lo que aquí se está entregando.

            Ahora bien, ya aclarados estos puntos, proseguimos con el tema que nos ocupa:

            ¿Qué es el ‘habitante del umbral’?

            ¿Existe realmente tal entidad?

            ¿Cómo ha sido creada…? ¿Cómo y cuando llega a su fin?

            Preguntas son estas que serán respondidas, en clave o en esencia, a medida que transcurra esta transmisión. Para el desarrollo comenzaremos con el siguiente concepto:

 
“La evolución del hombre es el camino de la mónada humana

 por los espacios de mundos materiales-temporales”.

 
Este concepto debe ser bien entendido. La Mónada, el verdadero “peregrino”, viaja hacia mundos inferiores respecto de su propio plano, para peregrinar en dichas dimensiones materiales de espacio-tiempo.

            ¿Por qué y para qué lo hace?

            Por que la Mónada ó Chispa espiritual está en evolución y posee en su propia esencia el impulso hacia el progreso. Las mónadas son chispas solares del Gran Fuego del Logos Solar. El Logos emana de su propia Fuente “semillas” de vida, las cuales necesitan encontrar las condiciones propicias para su brote, crecimiento y florecimiento.

            Las mónadas salen de la Fuente Solar como “semillas”, pero deberán convertirse, con la evolución, en frondosos árboles llenos de vida y cargados de frutos. Este tipo de simbolismo clásico es frecuentemente empleado para ayudar a comprender este tema.

            La Mónada atraviesa por diferentes reinos de vida antes de convertirse en mónada humana, y esto es bien conocido por los estudiantes versados; es por ello que se suele hablar de “mónada mineral”, “mónada vegetal”, “mónada animal” y “mónada humana”, señalando de esta manera las diferentes etapas evolutivas que la Chispa Solar atraviesa en su camino, que va desde su condición inicial como “semilla”, hasta su condición desarrollada de “árbol”; es decir, desde su inicio como chispa incipiente e inconsciente hasta el desarrollo de la autoconsciencia transcendente.

Es importante que el estudiante reflexione sobre estos conceptos, por que detrás de las palabras empleadas se encierra una verdad que es básica e importante para cualquier avance posterior en comprensión.

            Esta breve reseña nos permite ubicarnos en la mónada humana, que es el punto en el cual se desarrolla la conciencia individual, y donde surgen los espejismos y las ilusiones asociadas a los procesos de desarrollo de los principios ASTRAL y MENTAL del ser humano, es decir, al surgimiento de la ‘psiquis’ y todo lo relacionado a sus procesos de transformación durante la evolución.

            El hombre es en realidad, La Mónada misma, que habiendo adquirido cierta autoconsciencia individual, recorre el sendero que la vinculará, en las cumbres del progreso, a la Vida Universal, pero en forma “consciente”, y en pleno dominio de sus facultades adquiridas en los mundos materiales.

            Tal desarrollo va, desde la vida precaria y poco autoconsciente del hombre primitivo, hasta la expresión del Adepto, el hombre iluminado y en el cenit de su desarrollo (en lo que atañe a las posibilidades que la etapa humana permite).

            En la franja intermedia de la evolución monádica humana, que va, como dijimos, del hombre primitivo al hombre iluminado, existe un ‘proceso iniciático’ que el alma humana deberá ir atravesando llegado su momento, que sería como los ‘escalones’ que el hombre debe subir, uno a uno, para llegar desde “la base”, el inicio de la evolución como hombre pensante, hasta “la cumbre”, el fin de la evolución como hombre liberado.

            Este proceso iniciático, semejante a escalones en la gran escala evolutiva, procede por niveles de conciencia, y a cada uno de esos niveles de conciencia se accede a través de “pruebas de vida”: experiencias vitales eslabonadas que van revelando cada vez, un nuevo estadio de comprensión, una nueva forma de ver, sentir, y vivir la vida.

            A cada nivel iniciático corresponde un cambio real en la vida del ser humano. Esos cambios ocurren a nivel energético en primer lugar, ocurriendo polarizaciones y tensiones distintas en el esquema de chakras del ser humano, lo que da por resultado cambios a nivel sentir, pensar y ser. Los procesos son continuos y las características y cualidades que se desarrollan en cada ‘escalón’ de conciencia son claras para el iniciado avanzado, aunque habitualmente confunden al estudiante.

            En el transcurso de anteriores transmisiones se relacionó a las primeras cuatro iniciaciones con modificaciones y procesos en los principios del hombre: el astral, el mental, y el despertar del principio búdico como conciencia. Se señaló ciertas correspondencias entre las etapas de desarrollo de tales principios y las iniciaciones. Se explicó que el proceso de desarrollo iniciático está vinculado al despertar de “materia consciente” en cada subplano de los planos astral, mental y búdico de dichos principios constitutivos de la naturaleza humana, (que forman parte del gran plano físico-cósmico). De manera que, tales principios, en sus inicios ‘vacíos’ de toda materia vitalizada con “conciencia”, se transformasen a través de las experiencias, en “vehículos” o “cuerpos” para la expresión de la Vida espiritual.

Recordamos que cada ‘principio’ de la constitución humana, al ser regenerados energéticamente a través de la evolución con el elemento ‘conciencia’, se transforman en ‘vehículos’ o ‘cuerpos’, los cuales pueden  entonces recibir y vehiculizar con mayor transparencia y eficacia la voluntad del Logos a través de la mónada, y los designios del Alma.

Ahora bien, este progreso, como podrá verse, es gradual, y representa una gran transformación de la psiquis del hombre, ya que la psiquis humana está conformada por materia astral, mental y álmica (nombre que representa la mente superior y Buddhi); por lo tanto todo progreso evolutivo a través de las sucesivas iniciaciones se dan en el campo psicológico, y pueden ser estudiadas y entendidas como transformaciones y revoluciones psicológicas.

           
            A medida que el hombre atraviesa los procesos intermedios de la evolución humana, va ocurriendo un doble proceso:

1-      Se va desplegando el Loto Egoico (“la flor de loto del alma”). Es decir que el Cuerpo Causal se va desarrollando con su elemento principal para la construcción: “la comprensión”. Este nuevo “cuerpo” (en el mental superior), se construye con las “esencias”, es decir, con lo mejor y más verdadero que recoge de la vida de experiencias en el mundo formal. Las esencias y la “síntesis” de comprensión son los “ladrillos” con los que se edifica este nuevo Cuerpo, con materia mental superior.

2-      Se va creando, con el resabio de las experiencias, un ente elemental que es al cual los antiguos han llamado “habitante o morador del umbral”. Este ente o egregor es el resultado de todo lo bajo y denso del ser humano; es el cúmulo de vibraciones inferiores que el hombre generó en su vida, encarnación tras encarnación. Esta entidad es el resultado del error y el ‘pecado’ (entendido como toda ilusión que separa de la unidad de la vida). Todo este proceso ha sido necesario por que del largo camino sinuoso del error, han podido nacer las comprensiones tan necesarias para el alma.

 
Así pues, mientras que el Cuerpo Causal o Loto Egoico se forma y despliega con el fruto más elevado de la vida del hombre, la comprensión y la sabiduría; el habitante del umbral, es el cúmulo de los más bajo y denso generado durante sus encarnaciones.

Podríamos decir que, durante la evolución, el hombre va generando su propio “ángel” y su propio “demonio”, es decir, su Cuerpo Causal desarrollado (y más tarde su “Cuerpo de Luz”), y su morador del umbral.

 
Ahora bien: En las etapas iniciales de la evolución, cuando el hombre aún no ha entrado en “el Sendero”, el Cuerpo Causal está muy poco desarrollado, como si fuera una flor apenas comenzando a desplegar sus primeros pétalos, mientras que muchos pétalos permanecen cerrados en capullo todavía hasta que vibraciones de comprensión provenientes del mundo de la personalidad humana los hagan vibrar y desplegarse. En estas etapas iniciales, plagadas de experiencias de placer-dolor y de conflictos permanentes, va tomando forma y ‘vida’ el yo psicológico básico del hombre; adquiriendo forma y sentido el “yo” y “lo mío”, hasta alcanzar elevadas proporciones de violencia y descontrol. El resabio vibracional de tal condición psicológica de ego-ismo y ego-centrismo es la raíz de la separatividad, lo cual es el productor de la rueda de karma y reencarnaciones.

Este centro ilusorio o yoidad personal que se siente y experimenta separado del resto del mundo, tendrá transformaciones a medida que la evolución del hombre prosigue su marcha, pasando de ser un ego burdo y pasional, a ser un ego intelectual, y luego un ego religioso o espiritual, pero ego al fin. (Aclaramos que hablar de “ego espiritual” es un contrasentido…, como se comprenderá).

La sensación de ser un “yo” va cambiando de polaridad y plano según el desarrollo del peregrino. Mientras en la primera etapa la identificación está en lo físico y en los apegos materiales y posteriormente en el apego afectivo y emocional, en una siguiente etapa la conciencia se polariza más en al plano mental, pasando el peregrino a identificar su “yo” más con sus ideas, pensamientos y creencias. Si bien aquí, el ‘yo’ intelectual ha avanzado respecto del ‘yo’ casi animal del hombre primitivo, aún en las ideologías e ideales aparentemente más “elevados” o espirituales, la separatividad puede estar presente, por apego. Por lo tanto, debe llegar la etapa, y llegará, en la cual este centro ilusorio del “yo”, irá siendo alquimizado, paso a paso, hasta alcanzar la liberación de la esclavitud al sentimiento de separatividad.

Todo el proceso por el cual se llega a tal Liberación final es el camino iniciático, el cual es estudiado en los círculos esotéricos.

 

Al principio del peregrinaje de la mónada por la evolución humana, no hay diferencias entre el ser humano y el habitante del umbral, ya que todas las bajezas y errores forman parte, en esta etapa, de su misma ‘identidad’; es decir que el hombre es uno con cada sentimiento, pensamiento o acto pecaminoso o cruel; es él mismo el protagonista. Pero cuando el hombre empieza a vivir las primeras etapas del proceso iniciático, entra por un camino de descubrimiento de ideas y principios éticos universales por los cuales vivir, que dan nueva dirección y sentido a su vida personal, por lo cual va desechando las viejas conductas de egoísmo y separatividad. Pero cuando intenta transitar este nuevo camino, ve que en su misma naturaleza psicológica aún viven las tendencias de hábitos añejos que tienden a separarlo de sus ideales. Es aquí, justamente, donde comienza verdaderamente el conflicto interno entre “lo que debo y no debo”, entre “lo bueno y lo malo”, etc.

Este conflicto interior presente revela la condición interna del alma, que al menos, ya ha pisado el Sendero hacia la primera iniciación; aunque tal conflicto psicológico perdurará (aunque con variantes notorias) hasta la tercera iniciación y umbrales de la cuarta, tras la cual el conflicto psicológico entre bien y mal, desaparecerá.

Es justamente en este período, el de la 4° iniciación, donde todas las vibraciones densas y cristalizadas que se manifestaron durante las experiencias del alma en la materia, en sucesivas encarnaciones, deben ser desvitalizadas y finalmente consumidas. Esas innumerables vibraciones densas que fueron alimentadas durante las reencarnaciones sucesivas, son las que dieron origen al habitante del umbral, que no es ni más ni menos que las creaciones humanas de las cuales el hombre se debe hacer cargo en un momento de su evolución.

Así como al Cuerpo Causal llegan las vibraciones de luz de la comprensión que el hombre va adquiriendo, el proceso de formación de ese depósito de Luz va dejando tras de sí, una “sombra”, como residuo de las experiencias, y tal sombra es el cuerpo de deseos al cual eventualmente el hombre deberá enfrentar como un ente o ‘habitante’ que se interpone en su Sendero hacia la Liberación. Tal Liberación interna supone e implica la disolución del deseo, la posesividad y la ignorancia, es decir, la destrucción final del habitante del umbral.

Este “habitante” oculto pero muy activo en el interior del hombre, es en realidad kama-manas, es decir, deseo y mente fusionados como una sola entidad que ha adquirido tal fuerza que se puede llegar a considerar como un ente separado de la voluntad superior del hombre. El kama-manas es el ilusorio yo inferior, formado por todas las tendencias y grados vibracionales inferiores.

Como se explicó, en las primeras etapas evolutivas el hombre mismo es kama-manas, él es su deseo…, pero después del paso de ciertos procesos iniciáticos evolutivos, el hombre logra “separarse” de sus deseos (si se puede expresar así), a través de su adhesión a ideales y principios más elevados; es decir que ha cambiado notoriamente el foco de su identificación. Esto lo conduce a través de una lucha interior entre las energías de sus bajas pasiones e intereses, y el impulso de “la voz de su conciencia”, que ha comenzado a hacerse sentir.

Todo esto trata en realidad del cambio vibracional de la conciencia. Una forma de conciencia está muriendo, mientras que otro de mayor nivel vibratorio está naciendo.

El momento del Armagedón interno finaliza con el fin de esta lucha entre vibraciones, en la cual el hombre se enfrenta a su propio morador del umbral. Pero entonces ocurre que ya no lucha más…, sino que lo acepta, por verlo como su propia sombra. Puede entonces ver en su miseria a la miseria humana, y se compadece de su propia sombra y de la humanidad.

Así…, durante este encuentro con su propio “habitante” y la aceptación del mismo, con compasión y sin resistencia, llega a su fin la lucha, por que el Amor ha vencido, y se cumple lo que el Nazareno dejó hace dos milenios como enseñanza poco comprendida:

 
“Ama a tu enemigo…”

Ese amor es el fin del conflicto.

 
El “umbral” es el límite entre el plano de la mente y Buddhi. Nadie que no ame a “su enemigo”, es decir, que no acepte a su propia sombra, puede superar el aspecto conflictivo y dual de la mente psicológica.

La aceptación y la no resistencia es la llave que abre la puerta a la Conciencia búdica.

El morador del umbral puede adquirir diversas formas etéricas, y plasmarse como purga y enfermedad, y puede incluso aparecerse a ‘su creador’ como fantasma con horrendos rostros, tal cual los íncubos y súcubos de las leyendas; pero no es más que el rostro del paso del tiempo evolutivo plagado de dificultad, dolor, e ignorancia, por el cual el alma humana ha tenido que ‘viajar’ estación tras estación…

Cuando esto es comprendido, todo miedo cesa, y el amor vence.
Que la Paz del Aura de la Jerarquía nutra vuestras almas.

 
Instructor Solar.