sábado, 29 de junio de 2013

(12) LA GRAN KUNDALINI COSMICA


                                                LA GRAN KUNDALINI COSMICA

Energías del PADRE preparan el terreno para que la energía de la MADRE, al despertar, dé nacimiento al HIJO: ‘LA NUEVA CONCIENCIA’.

Energías Doradas fluyen desde el cosmos a Urantia. Provienen de distintos sectores de la Vía Láctea y también de otros sectores extragalácticos, a millones de años luz. El descenso de energías desde altas esferas a regiones materiales, es una constante en la evolución. A la vez, todo el universo está alineado con el fluir de una energía macrocósmica que va recorriendo paso a paso todos los cuadrantes cósmicos. Esta Energía proviene de La Fuente, de la Isla Central del Paraíso. Es la Serpiente Dorada Universal, la Kundalinî Cósmica.

Así como es arriba es abajo, dice la Ley, y según esta Ley de Correspondencia podréis entender que así como ocurre en lo más grande sucede en lo pequeño. Entended esto: En el universo total existe un calor vivo nacido de la Raíz de la vida, de la misma matriz de Todo, y en su recorrido va iluminando y vitalizando cúmulos y supercúmulos de galaxias. Este es EL GRAN KUNDALINÎ MACROCÓSMICO, la Gran Madre de todo, que recorre con su Fuego Serpentino toda la creación universal. Va girando por macro-ciclos en torno al gran embudo espiralado en el cual giran los miles de millones de supercúmulos de galaxias; y va desplegando así calor de vida, Fuego Vital, a su paso.
¿Podéis imaginar tan tremenda energía cósmica moviéndose a través de la Macro-Creación Universal? Al menos intentad verlo! y sentiréis la verdad de que el universo está lleno de vida e inteligencia.

Ahora bien, así como sucede en tal magnitud también sucede en lo pequeño, ya que como sabéis, también el hombre guarda en su chakra raíz la fuerza de esta energía poderosa. También los planetas la contienen, así como los sistemas solares, y hasta los mismos átomos contienen su propio kundalinî.

En cada sistema de vida, grande o pequeño, la energía de la Madre Universal
está latente o activa, pero siempre presente.
Es el empuje en latencia y potencia de la Evolución.

El Propósito de esta energía de polaridad yin, es decir “femenina”, es circular por la materia creada infundiendo un gran calor de vitalidad en las ruedas de luz o chakras, produciendo esto desarrollo y evolución en las formas materiales de vida y posteriormente en la conciencia. Este Fuego Serpentino, llamado así por su particular forma de circular por los centros vitales de un organismo, va despertando en el sistema de un átomo, de un hombre, de un planeta, una galaxia, etc. y va recorriendo los centros vitales animándolos, despertándolos y purificándolos. Es por ello que la Jerarquía Espiritual Galáctica, tanto como las Jerarquías de sistemas solares y planetas, se alinean preparando el terreno para la circulación de tan especial energía. Los Hermanos Mayores, saben que el paso de Kundalinî, puede tanto vitalizar y despertar, como destruir y consumir con su Fuego aquello que no está alineado y preparado. Es por este motivo que se han dado tantas señales a profetas y contactados a lo largo de siglos y milenios sobre una preparación del alma y la conciencia, porque la Gran Serpiente Universal circulando está por el cuadrante correspondiente al del cúmulo de galaxias al que pertenece la Vía Láctea. Por lo tanto, la Kundalinî de cada una de los millones de galaxias que están en ese cuadrante cósmico del universo está también en especial movilización. Es decir, que al pasar el Fuego Ígneo macro-universal por un sector del “Gran Embudo Macrocósmico”, despierta a su paso el Fuego Serpentino, en todos los sistemas de vida de dicho sector: galaxias, constelaciones, soles, planetas, humanidades, átomos. (No obstante esto es muy complejo para que lo entendáis, por que sucede por ciclos, que están dentro de ciclos mayores, y estos ciclos mayores están dentro de macro-ciclos cósmicos. Aquí solo damos un “soplo” de ideas de estas verdades para que ampliéis vuestras mentes y abráis vuestros corazones).

Todo esto obedece al movimiento cíclico de la EVOLUCIÓN UNIVERSAL. El recorrido de esta gran energía no puede ser detenido de ninguna manera, es una Fuerza irresistible que sondea y recorre en más de una oportunidad toda la macro-creación, y tiene “tiempos” cósmicos para su “visita”, no pudiendo detenerse ni adelantarse. Va recorriendo a su propio ritmo el gran sendero espiralado del universo. Es por esto que las Jerarquías de Maestros Cósmicos, al saber muy bien esto, se preparan con sabia anticipación estableciendo un plan especial para el Sistema que a ellos se vincula. En el caso de Urantia, el Señor del Mundo ha dado órdenes muy claras a la Jerarquía Planetaria desde hace miles de años para una especial preparación de la humanidad, ante la llegada de tal evento.
En un primer eslabón evolutivo el fuego kundalínico ya  había vitalizado ciertos chakras menores en la humanidad, correspondientes al cuerpo físico-etérico y astral; pero el despertar de Buddhi como conciencia despierta no puede suceder en el hombre sin que el calor del Fuego Ígneo se haya fusionado con otros centros mayores y con su mente, creando un canal nuevo para ese despertar.

En pocos hombres en Urantia kundalinî ha circulado ya produciendo despertares de tal índole; esto ha ocurrido en contadas ocasiones, y está bien que así suceda: Seres adelantados a su Raza siempre hubo y habrá. Pero ahora no hablamos de casos especiales, sino de un evento a nivel cósmico y planetario. El kundalinî planetario se ha movido, y está permeando los diferentes chakras planetarios nuevamente. Este proceso no puede ser detenido, y llevará a la humanidad a vivir una gran depuración, ya que el “tejido humanidad” se vincula especialmente con un chakra planetario. El Fuego Serpentino quemará lo que no se ajuste a lo que Su Propósito conduce. Es por esto que un plan para la salvación de las almas ha sido puesto en marcha.
Este Fuego consumirá a las almas que no se adapten al paso evolutivo pertinente, destruyendo todo lo que esté sujeto a la inercia y a la degeneración. Esta es la clave para la comprensión de la llamada “segunda muerte”, de la cual algunos hablan. La segunda muerte es la disolución de las almas que no activaron ningún despertar o aprendizaje. Tales energías álmicas o ‘cuerpos causales’, son desvitalizadas y destruidas al paso del gran fuego purificador, para que entonces esas energías causales, compuestas de materia mental superior, vuelvan a formar parte del gran almacén de materia mental universal.
La segunda muerte es la pérdida de la consciencia individual, es la muerte del alma, pero no de la Mónada. Este es un punto que poco o nada ha sido entendido por los estudiantes. Las Mónadas o chispas solares no mueren; y a la espera estarán de otro ciclo de creación para volver a ocupar envases o formas para evolucionar, tomando así una nueva chance para que la “chispa incipiente” se transforme en “fuego consciente”.

Así que recordad: Las Mónadas jamás mueren, pero al producirse la ‘muerte de almas’, deben tales Mónadas regresar a los inicios de la evolución, debido a que la oportunidad que el presente ciclo ofrece para el desarrollo de la conciencia individual se ha perdido.

Bien, hemos querido en esta transmisión dar idea, aunque sea un vislumbre, a cerca de conceptos de evolución macro-cósmica, y de su vinculación con los eventos planetarios en vuestro sistema y en vuestra humanidad. Todo está vinculado. Nada sucede al azar en la vida. Todo obedece a “ciclos”, para los cuales existen “planes” inteligentemente armados para que todo ocurra según el mayor bien y la mayor armonía.  Las Jerarquías Espirituales trabajan sin descanso en esos planes y en su puesta en acción.
Sed dóciles estudiantes. Alineaos con las energías de Acuario, que portan la Buena Nueva de un gran despertar.
Abrazad el calor de la Shakti, la Gran Madre, pero preparaos y respetad su fuego, por que su Amor despierta y vitaliza enormemente, pero también destruye y consume..

  Que la paz del Sol y el calor de la Madre revele en vosotros el camino a seguir.