domingo, 23 de junio de 2013

(4) ASCENDENTES Y DESCENDENTES


Amados Soles vivientes:

                                                    Llamamos así a todos los estudiantes en la Tierra que han progresado lo suficiente como para vibrar en la Luz Crística día y noche, sin vacilaciones. Tales discípulos son en el planeta, como estrellas brillantes siempre presentes. Pero también llamamos así a otros Hermanos que como espíritus viajantes al servicio del Padre Solar, han “descendido” desde su propia morada celestial hasta llegar a tomar parte activa en Urantia como seres humanos. Estos seres solares son también discípulos, sí…, pero que atesoran en sus archivos álmicos una sabiduría especial, como resultado de experiencias en otras manifestaciones cósmicas anteriores a la presente. A tales almas solares, las llamaremos espíritus de fuego descendentes, pues eso son; mientras que los discípulos que transitan el sendero de ascenso evolutivo hacia la Fuente Única, los llamamos mónadas ascendentes.  Estos dos grupos de seres están por igual al servicio del Plan Divino Evolutivo y forman parte activa de ciertos sectores de la Hermandad Blanca del Planeta, estando como todos, al servicio del Señor Maitreya y del Logos Planetario, las más altas Jerarquías directoras de la Tierra. El Plan para Urantia es un Plan sincronizado con un Plan mayor que obedece a una Jerarquía superior a la de la Tierra, por lo tanto, todo obedece a un Propósito supremo, oculto al conocimiento de la humanidad; pero es bien conocido por las altas cumbres de la Jerarquía Solar Planetaria.

            En estos tiempos se ha dispensado un tiempo especial para el planeta Tierra, en el cual se están ofreciendo muchas oportunidades de progreso a todos los estudiantes; oportunidades en un último tiempo antes de los grandes y definitivos “cambios”. Estos CAMBIOS en la vida planetaria deben suceder en un orden a un Plan mayor, que, como se explicó, va más allá del Plan interno planetario. Todo obedece a cambios experimentales evolutivos por ciclos, que están sucediendo en un grupo de galaxias, al cual vuestra “Vía Láctea” pertenece. Este gran cúmulo de galaxias que giran en espiral en torno a un enorme centro solar es el Universo Local, el cual está inserto en un Organismo Cósmico mayor, del cual no se hablará aquí, por estar más allá de nuestro propósito. Solo debéis saber que Nebadón, el Universo Local al cual pertenece vuestra galaxia y vuestro Sistema Solar dentro de la misma, está regido por un “Hijo Solar” que es Quien dirige y rige el Plan Universal. Su Presencia forma parte activa de los mundos con vida dentro del Universo; y es desde Su Morada desde donde los espíritus de fuego descendentes han arribado a Urantia hace miles de años, cuando la vida inteligente comenzó en Urantia.

            Como hemos ya explicado, todo ha obedecido a un Plan experimental de evolución de las especies y de la conciencia, que ya está dando sus frutos, y que tantos desafíos ha deparado, no solo a las almas peregrinas, sino a las mismas Jerarquías directrices del Plan.

            Veréis…, nada ha sido fácil, queridos hermanos. Muchas veces os habéis quejado por la penosa y difícil travesía de la vida material, llena de espejismos y dificultades; pero sabed que el mismo “Hijo Solar” ha descendido a las humanidades en muchas oportunidades, más de las que conocéis o imagináis, convirtiéndose en un mortal más entre los hombres para crear condiciones más favorables para la vida y la elevación de la conciencia. Su sacrificio, al descender de tan Alto Cielo, es por amor a la Vida, a la creación, a las criaturas, a la humanidad. A este sacrificio se han sumado miles de hermanos del Hijo Solar, Micael, acompañándolo en su travesía de descenso espiritual, y caminan hoy la Tierra como humanos, desempeñando diversas tareas; pero la principal de todas y común a todos estos discípulos del fuego, es “brillar” en la Tierra así como es su naturaleza brillar en el Cielo.

            La fuerza de la materia ha sido un desafío para estos hermanos solares, siempre lo ha sido, ya que la naturaleza humana está llena de pruebas y trabas que superar, tanto para las mónadas ascendentes como para los espíritus descendidos. Es por ello que os decimos: Estáis en la fase final de un ciclo correspondiente a un Plan evolutivo universal.

            Permaneced alerta y receptivos.

            Abrid la mente y entregaos de corazón a la Luz!, en esta fase final.

            Que la Paz os cubra y el Amos os libere!


Hermanos Solares.

(Para ampliación de este tema, ver también escrito n° 20, "Criaturas solares", en este mismo Blog)