martes, 2 de julio de 2013

(19) Cambios en los "cuerpos"


CAMBIOS EN LOS CUERPOS

            Existe bastante información con respecto a los “cambios planetarios” girando en la web. El concepto en común de todas las informaciones es que la Tierra está elevando su nivel vibratorio, lo cual produce diferentes síntomas. A este proceso de ascenso vibracional algunos le han llamado “Ascensión Planetaria”. Aparentemente, las causas que producirían ese aumento vibracional en toda la masa material-energética del planeta, serían variadas, y en esto las informaciones no siempre coinciden.  Algunas dicen que el aumento vibracional es debido a la recepción de energías que ingresan a la Tierra desde más allá del sistema solar, concretamente provenientes del centro de la Vía Láctea, otros hablan de más allá aún…  Otras informaciones hablan de que el sistema solar está entrando al “cinturón de fotones”, a lo cual se atribuyen los cambios energéticos; y otras fuentes afirman que las explosiones solares, en nuestro sol, que vienen produciéndose en aumento en los últimos años, serían las causantes de los cambios. Hay quienes relacionan entre sí estas vertientes de opiniones, por ejemplo al afirmar que las explosiones solares ocurren por causa de las irradiaciones del centro galáctico, y que todo ello influye en la Tierra, y por lo tanto en todos los seres de la Tierra.

El movimiento del eje de la Tierra, lo cual es un hecho científico ya, es una información que viene siendo intuida o recibida por contactados y canales desde hace muchos años, y también sería una señal indicadora de “los cambios”. Las informaciones coinciden una vez más al decir que los cambios en el Planeta Tierra obedecerían a “ciclos” cósmicos, que tanto la Tierra como el Sistema Solar atraviesan cada tanto tiempo. Pero no todas las informaciones se refieren a los mismos ciclos, en esto existen distintas versiones, según la fuente.

Si comparamos toda esta información con lo que dice la Teosofía, por ejemplo, con respecto al ciclo evolutivo de la Vida, veremos que las informaciones pueden congeniar. En Teosofía y Gnosis, la evolución consistiría en el “arco descendente” (etapa de involución o densificación), en el cual el Espíritu Uno se convierte en diversidad al llegar a los planos más densos de la materia química; y en el “arco ascendente” (etapa de ascenso evolutivo o sutilización), que sería el ‘regreso’ al Espíritu, en un viaje desde los planos materiales y formales de la existencia, hacia los planos espirituales y amorfos (reino de la no-forma y la unidad) más elevados.
La Teosofía nos habla de “cadenas” y “rondas” así como de “razas” que aparecen y se extinguen durante el proceso evolutivo. Sin ahondar en esto, por que es complejo, y no es el objetivo de este escrito, diremos que en cada raza, desde la 1°, hasta la actual 5° raza, han ido apareciendo, uno a uno, los ‘sentidos’; por eso la actual 5° raza posee los 5 órganos sensorios (oído, tacto, vista, gusto y olfato, en este orden, según su formación, en cada raza sucesiva).
Se nos dice que en esta etapa estamos, como se dijo, en la Raza Aria, la 5°, (aunque existan remanentes de razas anteriores) cuyo desafío es el desarrollo de la mente, y que la evolución consistiría en superar tal desarrollo para llegar eventualmente a la 6°Raza, donde el desafío sería conquistar el plano búdico a nivel conciencia y además aparecería un 6° sentido bien desarrollado (la clarividencia astral)(1). En la siguiente raza, la 7°, el nivel a desarrollar sería el espiritual y aparecería un 7° sentido (la clarividencia mental). Con el desarrollo de esta 7° Raza, se completaría una gran rueda evolutiva dentro de la cadena planetaria de Evolución.

Es claro, que cada avance y conquista de cada nivel de conciencia, significa un movimiento energético en la humanidad; es decir que la evolución consistiría, tanto en el planeta como el hombre, en una constante elevación del nivel vibratorio, ya que de esto se trataría la conquista de cada nivel superior que debe realizar cada Raza. A medida que se conquista un nivel superior y más sutil, un nivel denso es dejado atrás, a la par que un nuevo ‘sentido’ para poder palpar un plano superior es adquirido. En todo esto consiste la idea conocida entre los estudiantes, de que el hombre se va “espiritualizando” a través de la evolución.

            Si  consideramos que, al menos en la esencia de todas estas informaciones, los cambios planetarios a nivel energía, son ciertos; tendremos que considerar por lo tanto, que todo lo que vive en el “Cuerpo” Planetario está también sujeto a los cambios. Ahora nos ocuparemos de hablar de los cambios que parecerían estar sucediendo en estos tiempos en muchos “cuerpos” humanos.

            En este punto, existe también mucha información. Lo que he visto es que casi todos los que hablan de “los cambios” se refieren a cambios en el cuerpo físico del hombre, sin tomar en cuenta que el hombre es un ser de constitución múltiple (según la Teosofía, de constitución septenaria), y que el cuerpo físico, por lo tanto, es solo el vehículo transitorio más denso y material. Por lo tanto centrar allí los cambios, a la luz de lo expresado más arriba, sería un error. Si aceptamos que están ocurriendo cambios en el hombre que se refieren al “ascenso vibracional”, no podemos considerar solo al cuerpo físico, sino también a los demás niveles de la constitución humana. Para saber de qué estamos hablando el lector tendrá que tener instrucción sobre la anatomía oculta humana.

            Al centrar los cambios en el cuerpo físico, se suele hablar de cambios en el ADN, considerando que allí se basa toda la verdad de los cambios… Pero el cambio en el ADN físico obedece a cambios en los átomos permanentes físico, astral y mental del ser humano. Estos átomos permanentes (investigar en Teosofía para saber que son) se relacionan y vinculan estrechamente con los cromosomas del ADN humano; por lo tanto los cambios en el genoma humano serían solo una consecuencia de cambios en los átomos permanentes. Pero estos, a su vez, estarían mutando por causas superiores, de planos más elevados (causales y espirituales). No podremos profundizar mucho más, aquí…, pero estos escritos obedecen a la necesidad de una revisión de conceptos respecto del tema de los cambios en el hombre de los que se habla tanto en la actualidad.

            También he visto que muchos piensan que los cambios están ocurriendo en “toda” la humanidad, y considero que esto no es así. Existen en la humanidad distintos niveles evolutivos de almas, y remanentes caracterológicos de razas anteriores. Hay mucha diversidad…; y los cambios energéticos en la constitución humana solo califican para las almas preparadas para esos procesos internos complejos. No todos los hombres están teniendo síntomas claros de cambios internos alquímicos; solo una porción de la humanidad está al alcance de este sendero. Todo tiene que ver con “decisiones” muy profundas, a nivel álmico, acorde a la madurez de las mónadas peregrinas; y todo, por supuesto, está sujeto a un Plan mayor de evolución de la consciencia. Bien es sabido que, en una escuela donde hay muchos alumnos no todos los alumnos pasan al siguiente nivel de aprendizaje al final de un ciclo escolar… Pero los que no pasan, en un posterior ciclo, tendrán su nueva oportunidad… Este es un buen ejemplo para comprender el avance evolutivo de las ‘almas-mónadas’ (alumnos) en la ‘Escuela’ Tierra.

            No podemos dudar que existen cambios sucediendo en la Tierra en general, y si bien todo Su Cuerpo se está movilizando vibracionalmente, no todos los hombres están viviendo procesos energéticos idénticos. Solo una parte menor está experimentando una alquimia profunda de la conciencia y por lo tanto, de sus “cuerpos”. Quienes están en ese proceso, dan testimonio por sí mismos, y no dudan.
 
(Para ampliar, ver escrito n° 21 "Correcta Alineación", en este Blog)


1- Es necesario hacer una distinción entre "clarividencia" y "videncia". En la anterior raza humana, la Atlante, el ser humano atlante era naturalmente vidente astral, pero este no era un desarrollo del progreso evolutivo, sino un remanente del "arco descendente" o involutivo de la Evolución. Hoy en día, existen muchos seres humanos que creen tener clarividencia de planos sutiles y creen por eso estar en ventaja con respecto a los que no poseen esa aparente facultad despierta. Lo cierto es que aquellos que hoy tienen 'videncia astral'  poseen alguna cualidad de característica atlante todavía, la cual debería desaparecer para que ingresen de lleno a la 5° raza, Aria, en la cual las "videncias" extrasensoriales ceden paso al desarrollo de la mente intelectual y la mente superior o causal. Recién después del largo período de conquista de la mente, en una posterior raza, la 6°, el hombre adquirirá nuevamente la facultad de percibir el plano astral, pero con mayor claridad y conciencia. He aquí la diferencia entre "videncia" y "clari-videncia".
La palabra "clarividencia", según lo explicado suele ser erróneamente empleada.