domingo, 7 de julio de 2013

(26) MERKABAH: Nuevas revelaciones acerca del desarrollo interno

EL SIGUIENTE ESCRITO PODRÁ AMPLIARSE VISITANDO LOS SIGUIENTES ENLACES:

CRISTIFICACIÓN
MANAS, BUDDHI Y EL CUERPO DE LUZ
NIVELES DE CONQUISTA Y BUDDHI COMO PUENTE



MERKABAH: Nuevas revelaciones

Existe una Fuente Solar en “el corazón de Monmatia” (el sol), capaz de influir en buddhi en la constitución humana-divina. Buddhi, el 6° principio (o el 2° considerado esotéricamente) está directamente conectado a la Presencia Solar en el centro gravitatorio y espiritual de Monmatia (sistema solar).

Todos los discípulos que han superado, o que están ya en la fase final del desarrollo mental superior, descubren en sí mismos a buddhi de una u otra manera. No existe una única manera en que buddhi se manifiesta. Esta “luz de la unidad” puede reflejarse en el espejo mental produciendo una lucidez nunca antes experimentada, gran claridad y rapidez de acción certera en el plano físico, o un profundo “sentir” para seguir un camino o para dilucidar la veracidad de algo…

Buddhi es el sol que alumbra al peregrino que en su forma humana camina a tientas en la oscuridad del mundo material. Buddhi es “el faro” que lo ilumina todo, siendo su Luz certera e instantánea.

En realidad, esa luz y claridad no nace sola y por sí misma en el estudiante, sino que es un trabajo interno que la Jerarquía Solar de Monmatia realiza en el discípulo, a nivel del Ego superior (Alma). Es decir que, el trabajo de avance del discípulo a través del esfuerzo llega hasta el 5° principio, manas (3°principio, contando de lo sutil a lo denso). Hasta allí debe el estudiante esforzarse por alcanzar la meta, que es la iluminación mental a través del correcto empleo del intelecto y el desarrollo del pensamiento abstracto. Esta tarea requiere de un esfuerzo consciente del estudiante hacia el denodado estudio, así como es requerido el esfuerzo muscular disciplinado por el atleta que desea perfeccionarse y autosuperarse. El estudiante, es pues, un “atleta” en el campo mental, cuando se propone desarrollar sus facultades mentales en mayor grado. Hasta aquí, la meta con la energía del esfuerzo… Pero más allá, con aquello que es superior a manas, ya no es el esfuerzo la energía más requerida sino la entrega al proceso interno, y la atenta observación del proceso, por que de allí en más, el discípulo estará sumergido en cambios energéticos en sus principios superiores que llegan “desde arriba” (afectando también a los cuerpos inferiores), y ya no más “desde abajo” como producto del esfuerzo humano a través del ‘tiempo’.

No se malinterpreten estas instrucciones; no hablamos de que el esfuerzo debe ser abandonado, ya que en determinadas áreas de la vida el esfuerzo y la voluntad son necesarios. Estamos hablando aquí del desarrollo de los “cuerpos” o “vehículos” del discípulo que transita el Sendero. Estamos explicando que la ecuación “esfuerzo-tiempo” es necesaria para el desarrollo del cuerpo mental, ya que es preciso aprender a concentrarse, a razonar, a pensar y discernir (*),  y todo ello lleva ‘tiempo’, constancia y disciplina por parte del estudiante. Pero a partir de allí, luego que ya ha sido lograda la meta hasta cierto nivel; en el discípulo se inicia la construcción de un ‘nuevo cuerpo’, superior al mental; este es el Cuerpo Búdico o Solar, llamado también “Vehículo de Luz”, lo cual es una nueva empresa, diferente hasta ese momento.

El Cuerpo de Luz (o MER-KA-BAH, , como también es llamado en algunos círculos de estudios), es construido con materia del Cuerpo luminoso del Gran Logos Solar, en Monmatia. Es por ello que puede ser dicho, sin temor a error, que el discípulo que ya posee su Cuerpo de Luz, es “uno” con el Logos Solar. Esto no significa que tenga toda la conciencia del Logos, sino que está completamente unido a Esa Gran Vida, y se transforma a partir de ese momento, en un fiel “instrumento” en el cual el Logos podrá ejecutar sus armonías y melodías…

Esta enseñanza va dirigida a todos aquellos que ya han empezado con el proceso de construcción del Cuerpo de Luz, lo cual suele comenzar en forma oculta e inconsciente para el discípulo, para ser reconocido en forma consciente con el paso del tiempo, cuando este “nuevo cuerpo” ya ha entretejido sus primeras hebras de luz…

Animamos a todos los estudiantes a trabajar con esfuerzo en la construcción consciente del cuerpo mental, por que esa es la preparación preliminar para que, eventualmente, llegue el 1° paso en dirección a la Vida Solar en sus almas humanas.

Cuando un estudiante da ese “paso”, su alma humana se convierte, por alquimia interna, en “alma espiritual”. Allí podemos decir entonces que:

Un Cristo autoconsciente ha nacido

Que la Paz Solar esté en los corazones.
                                                                  Jerarquía Solar.


(*) Aclaración: “VIVEKA”, el discernimiento, es una actividad interna que no termina con el desarrollo del cuerpo mental, sino que es una facultad que acompañará al discípulo durante su largo Sendero.

ACLARACIÓN: El entretejido y desarrollo del Cuerpo de Luz, de lo cual se habló en este mensaje y en otros, se produce durante cierto proceso en las "almas ascendentes" y también en los "espíritus-conciencias descendentes"; pero los 'ascendentes', Chispas del Fuego Solar que por vez primera recorren el arco evolutivo hacia la Fuente, el Cuerpo de Luz debe ser armado enteramente; mientras que aquellos seres descendidos desde Altas Regiones que ocupan vehículos humanos durante la travesía terrestre, deben solo actualizar en Atma y Buddhi lo que traen desde el más allá.